viernes, 7 de agosto de 2015

A solas con sus demonios

Y entonces llegó ella. Para quererlo de una forma que él desconocía. 

La pasión, lujuria y el deseo no eran las únicas sensaciones que le hacía sentir, también despertó ternura. 

Ese sentimiento tan desconocido lo hizo alejarse, o ese fue el color con el que ella decidió pintar el infierno en el que la dejó encerrada con sus propios demonios desde que cerró la puerta, esa que ella mantenía abierta para entregarle todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada