jueves, 6 de agosto de 2015

Juegos de azar

Ya sabía que perdería. Había visto sus cartas, estudiado a sus contrincantes y estaba segura de que la suerte no estaba de su lado; sin embargo, quiso jugar para calmar sus tristezas.

Intentó salir un rato de su rutina, aunque en los ojos de su último oponente percibió desde un principio que perdería. Sabía, que aún poniendo su mejor cara de póquer, él podría leer en su mirada y movimientos que ella no tenía confianza en su destreza.

Solo bastó un segundo. Bajó la mirada para ver nuevamente lo que tenía entre las manos y, en ese momento, él realizó su movida magistral. Eso la desconcertó por completo. Le hizo creer que tenía oportunidad de ganar, que se llevaría el gran pote que tenía sobre la mesa, pero solo era un engaño.

Al darse cuenta de la trampa ya era demasiado tarde. Ya no podía escapar. Así fue como presenció cuando él estiró sus brazos para llevarse consigo las tristezas y pocas alegrías que conservaba y que había puesto sobre la mesa. En ese instante ella entendió que sus miedos, que la alertaban y hacían temblar bajo su piel, tenían fundamento real.


Reunió toda la dignidad que le quedaba y decidió levantarse de la mesa poco a poco. Trató de irse con la cabeza en alto, pero la vergüenza de sentirse desnuda frente a un desconocido experto en este juego, la hizo voltear la cara. 

De esta forma, vio por última vez aquellos ojos que la engañaron durante toda la partida creyendo que tenía un chance, mientras él ya había calculado todos los movimientos para llevarla a su propia ruina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada